METATRÓN

Categoría: LUCES
Fuente: Basado en el A.D.A.M.A. y el Libro de Samahel
Significado: «Detrás del Trono», «Al lado del trono», o «Más allá del trono»
Símbolo:

Uno de los siete Ángeles Superiores cuyo nombre significa «Detrás del Trono», «Al lado del trono», o «Más allá del trono», y que abarca o adhiere a su energía a los llamados «Ángeles de sabiduría». Según el Libro de Samahel, cuando la divinidad se manifiesta físicamente al hombre lo hace por medio de este ángel, por lo cual es denominado en infinidad de textos como «El rostro de Dios» y también «Yahveh menor». Es un famosísimo ángel de la cábala y la tradición apócrifa nombrado en los libros que constituyen en general el llamado ciclo de Henoc. Metatrón fue el único ángel que dictó los escritos sapienciales del Libro de las 2000 páginas en la montaña llamada Mola de Segart, siendo los más misteriosos y crípticos de todos los textos. A esta energía no se le puede abarcar ni adentrar en el seno del ser humano, aunque sí a sus 72 aspectos que lo conforman y que nos confirman que en realidad nosotros somos «Dioses menores» o chispas de la unidad que no hemos perdido la capacidad y cualidad de ser como la gran luz de la que procedemos. Iconográficamente se le representa como un anciano de barbas y cabello blanco tocado con una triple corona de fuego u oro, vestido de blanco o azul sobre un trono ígneo y 16 pares de alas. También se le conoce con los nombres de Mittrón y Merratón.

Ángeles Superiores

SELLO

METATRON SELLO SUPERIOR

ORACIÓN

«Que la Voz potente del trueno
y la Luz cegadora del relámpago contesten a mi plegaria.
Que el Rostro múltiple de la Divinidad
se vuelva hacia mi persona e ilumine mi Sabiduría
sin cegarme y sin perturbarme
ya que hoy invoco el Sagrado nombre del Ángel Metatrón,
cuyos ojos como carbones incendiados son mis ojos,
cuyas múltiples Alas son el símbolo de mi Libertar Eterna,
cuya Voz terrible es mi propia voz,
cuyo Semblante invisible es mi propio semblante.
Ángel de Superioridad Metatrón
!escúchame!
pues conozco tu Nombre
que es la Llave de los setenta y dos Nombres de Dios.
!Guíame!
Pues conozco la Gruta donde se oculta el Graal
y los criptogramas que dibujan los escalones que Suben y Bajan.
!Inflámame!
pues he encendido las Setenta y Dos Lámparas de oro
y he visitado tu Reino tras el Trono
donde se suspende la Gema Verde.
!Oh, Ángel Metatrón!
Revélame el misterio de la Mercabah
que es conducida por los Cherubim de miríadas de ojos.
!Estoy dispuesto(a) para ser tu boca, tu cabello, tus manos,
tus ojos, tu voz y tus pies.
!Tómame en Ti!
Seré el fuego que como Tú nunca se extingue.
Sé que no puedo Tomarte, ni Participarte, ni Verte
hasta que sea liberado(a) de mi cuerpo físico,
pero al mismo tiempo se me fue revelado
que sí puedo estar en Ti;
así pues por el Poder de esta Revelación en Ti Estoy.
Amén Metatrón. Amén Metatrón. Amén Metatrón.”